Ya de vuelta en casa inmerso en los quehaceres diarios, atrás quedan esas infinitas avenidas repletas de gentes, sonidos, colores… que poco a poco iban haciéndonos partícipes de su ritmo diario e incesante.Viajar, salir de tu círculo diario y exponerte a sitios por descubrir siempre he creído que es el mejor regalo que uno puede hacerse tanto a sí mismo como a los que le rodean. Conocer nuevas personas y hablar otros lenguajes, no solo lingüísticamente sino emocional y visualmente, es algo que poco a poco te va enriqueciendo y hace que vayas tomando una perspectiva y manera de pensar más rica y abierta.

En mi caso, New York me ha permitido disfrutar y capturar momentos de esos que tanto me gustan y que por sí solos ya dotan de sentido cualquier viaje, esfuerzo,… y me ha abierto las puertas de nuevos amigos/as que me han hecho sentir como en casa desde el primer momento, ¡muchas gracias!.

Ahora sólo queda pensar ya en el próximo viaje, ¿sabes cuál será el tuyo?.

fernando sanchez arribas

fernando sanchez arribas

fernando sanchez arribas

fernando sanchez arribas

fernando sanchez arribas

fernando sanchez arribas

fernando sanchez arribas

fernando sanchez arribas

 fernando sanchez arribas

fernando sanchez arribas

   fernando sanchez arribas