Para cuando acabemos con este virus y podamos volver a salir para seguir viajando y descubriendo lugares, os propongo visitar Rapún, un bonito pueblo escondido en el Pirineo Aragonés con esta muralla natural tan particular. Este era uno de esos sitios por los que uno ha pasado mil veces y piensa “un día tengo que pararme”, pues un día lo hice y me encantó.
When we beat this virus and we can travel and discover new places again, I suggest you visit Rapún (Huesca, Pyrenees), a beautiful small village with this amazing natural wall, a must see!