El primer fin de semana de julio volvimos un grupo de amigos y compañeros de fátigas al pirineo francés para participar en un evento que poco a poco se está convirtiendo en una cita obligada en el calendario de cada año. Se trata del Raid des 3 Vallées VTT, que se da cita en la localidad de Oloron (Francia), una ciudad conocida entre otras cosas por su chocolate y ese olor tan delicioso que recorre sus calles.


Fueron 3 días intensos de deporte, esfuerzo y compañerismo, en los que el viernes  a las 21:00 h. se daba el pistoletazo de salida con una etapa de 35 km. de sendas por los alrededores de Oloron, acumulando 1000 m. de desnivel positivo y poniendo el cuerpo a tono para la etapa del sábado, que con las legañas aún pegadas, daba su salida a las 08:00 h. para recorrer esta vez nada menos que 75 km. y 2700 m. de desnivel positivo entre Oloron y Bedous.  La verdad que tanto el recorrido como las vistas a las que llegas, recompensan de sobra ese esfuerzo realizado, es un oportunidad única de combinar mountain bike y montaña, collados, neveros… más acostumbrados a senderistas y alpinistas.

 

El domingo era el día de la etapa reina, salíamos del bonito pueblo de Bedous para camino a Oloron, ascender hasta la Pierre de St. Martin (escenario que en unos días albergará una de las etapas reinas del Tour de Francia 2015), y no defraudo el día, salimos con un día gris y nubloso que nos tenía guardado un regalo muy especial y es que a medida que ascendíamos hasta las cotas más altas, un mar de nubes se posaba bajo nuestras bicicletas ofreciéndonos una de las caras más bellas de estos parajes.
Podría cerrar con mil halagos,… pero creo que lo resume perfectamente esta frase:«¡Hasta el año que viene!».