Perderte entre estrechas calles que te arropan con sus húmedas sombras entre los ecos del día a día que se escurren por ventanas de antiguas casas y encontrarte con ese rincón donde detener tu camino, porque, tal vez, este era la meta, ese punto en el mapa sin marcar por descubrir, aunque ni uno mismo fuera consiente de ello.