Recién aterrizado y con la cabeza aún en las nubes entre tanto vuelo, embarque y aduanas decidimos escaparnos un fin de semana a Canada para visitar la ciudad de Toronto y las cataratas del Niagara.

Llegamos con la noche y Toronto nos recibió con un impresionante skyline iluminado plagado de rascacielos transparentes repletos de luces y formas que tejían toda una ciudad llena de vida y color. Sin duda una ciudad que descubrir y visitar con calma, pues cuanto más andas por ella más se abre a ti, con una gente muy amable y una multiculturalidad que la llena de color.

 

Toronto Buildings

 

No os podéis ir sin subiros a lo alto de su torre, con una ascensión escalofriante en su ascensor panorámico, o pasear por la orilla del lago Ontario donde poder visitar galerías y museos o adentrarte por los barrios con construcciones de pequeñas casas como el barrio de Kenshington Street que contrastan con los gigantes edificios de la zona más glamourosa y moderna.

Aquí os dejo unas fotos y un minitrailer de estos primeros días, ¡espero os guste!

 

 

07_05_16_TorontoStreet

07_05_16_TorontoSkyline

07_05_16_TorontoHotel

 

Ya de vuelta a casa no quisimos desaprovechar la oportunidad de visitar las cataratas de Niagara, pero y sin que nadie se moleste no merece mas que una mañana o tarde para ver lo que realmente importa, la cascada. Lo demás es un parque temático con un poso un poco rancio, pero para gustos colores y como siempre digo «hay que ir i verlo por uno mismo».

 

08_05_16_NiagaraFalls