No puedo evitar sentir un poco de pena al ver que ya han pasado las Navidades, sí, ya sé que lo digo todos los años pero es que para mí estas fechas son días de esperados reencuentros con familiares y amigos con los que difícilmente puedo coincidir a menudo, momento de comidas y cenas repletas de brindis y sonrisas cómplices, de preparar con mucho cariño esos detalles, que por encima de su mayor o menor valor económico, elaboras y envuelves para cada uno de ellos y ,como no,  de dar la bienvenida a un nuevo año, 2016, con un montón de ilusiones por compartir, de retos por conquistar y de lugares y personas todavía desconocidos por conocer.

.

Tan sólo deseo que este año 2016 consiga sacar lo mejor de cada uno de nosotros y que como en ese disco de  Facto Delafé y las flores azules en su canción «La Juani» seamos capaces de sonreir cada uno de los 366 días para así contagiar un poco de ilusión al resto.

Feliz 2016, ¡desde el día 1 al día 366!

.