Una de las cosas que menos me termina de convencer de lo digital y que más me hace caer en debates, y que sin embargo por otro lado veo también como algo positivo, es la cantidad de ideas, proyectos, momentos… que te permite generar sin coste «económico» alguno (que no personal, neuronal,…) este mundo digital. Es fácil caer en la tentación de abrir y cerrar proyectos cuyo fin va a ser la inmensidad creciente de nuestros discos duros, en los que, salvo catástrofe informática, van a pasar el resto de sus días hasta quien sabe cuando.

Pues bien, ese «quien sabe cuando» despertó casualmente el otro día a esta tira de imágenes bajo el título «desde el olvido» tras una errónea búsqueda de mi particular universo digital. Curioso título que enlaza a la perfección con esta reflexión. Así, me puse manos a la obra y me decidí a rescatarla y publicarla tal y como fue archivada, con su estructura, su título, su revelado… para que pueda pasearse por un nuevo universo infinito de enlaces, «cero» y «unos»,…

«Desde el olvido» ¡bienvenido!

 

desde el olvido _ conmisojos